Es muy normal ver en las películas americanas, que cuando muere una persona, quien se ocupa de la "apertura" o "lectura" del testamento es el Abogado de la persona fallecida, y que éste es además, quien redactó el testamento para su cliente, así que es lógico que nos preguntemos si en España es posible que una persona pueda hacer testamento sin necesidad de acudir al Notario. Pues la respuesta es sí, siempre que lo haga de la manera que te voy a explicar en esta entrada.

El testamento hecho "de puño y letra" de la persona interesada, llamada testador, es el testamento ológrafo, y se encuentra regulado en los arts. 688 á 694 del Código Civil. Ahora bien, para hacer este testamento, se tienen que guardar escrupulosamente las formas descritas en esos preceptos, pues en caso contrario, no tendrá validez. Es un testamento que no se usa por este mismo hecho, y porque cuando el testador muere hay que protocolizarlo, con lo que finalmente hay que ir al Notario, y antes, hay que pedir la conformidad del Juez de Primera Instancia, por lo que su mayor atractivo es que es un testamento sencillo, barato, (porque se lo hace uno mismo, sin tener que pagar a un Notario),  íntimo, (porque lo hace la persona en la intimidad de sus pensamientos),  y sin tener que guardar las formas de los demás tipos de testamentos, sin embargo, cuenta con el inconveniente de su tramitación posterior a la muerte del testador, tal y como he mencionado. 

Es muy útil pues, si tememos que no podamos ir al Notario, (porque no tenemos tiempo, porque no hay donde vivimos y no podemos ir, ni él venir, porque no contamos con dinero para ello, pese a que su costo no sobrepasa los 40 euros), ya que evitamos la muerte intestada, (sin testamento), y todos sus inconvenientes, siendo de más fácil solución su tramitación posterior por los herederos. 

Sin embargo, no aparecerá en el Certificado de Últimas Voluntades cuando se solicite al Registro, paso ineludible para cualquier testamentaría. Se puede perder o pasar inadvertido si, habiendo muerto, nadie lo saca a colación. Si se otorga bajo error, violencia, coacción... no hay un tercero, (como es el notario en el caso del testamento notarial), que pueda dar dirimir esta cuestión. Además, es más fácil que sus disposiciones sean ilegales, (especialmente el respeto a la regla de las legítimas), ya que la persona que lo otorga, puede no conocer estas reglas, y por ello, pasarlas por alto, (aunque para ello, puede pedir que lo revise un Abogado especialista en herencias). 

Básicamente, los requisitos para su validez son:

  • Que el testamento esté escrito "a mano", por lo que no sirve si se ha escrito a máquina o a ordenador. Ello es así porque, no existiendo un Notario que dé fé de la identidad del testador, es necesario que éste escriba "con su letra" para despejar dudas respecto de su autoría.
  • Que el testador sea mayor de edad. 
  • Que se indique la fecha completa en que se otroga, (día, mes y año). 
  • Que aparezca la firma del testador. 
  • Que se indique que la intención del testador, es la de testar, la de otorgar testamento. (Puede parecer una redundancia innecesaria, pero dicha voluntad debe quedar clara, sin que sea posible cuestionarla, argumentando posteriormente que en ese escrito sólo se estaba manifestando un deseo o una preferencia, pero sin la intención real de que sirva como documento legal y ejecutable en sus propios términos).
  • Se debe indicar a quién se quiere instituir como herederos, legatarios, usufructuarios, identificándolos por nombre y apellido, e indicando qué se les deja a cada uno. 
  • Estar escrito a bolígrafo o pluma, pero nunca a lápiz.

 

Qué Pasa Tras La Muerte

Tras la muerte del testador, el Testamento debe de protocolizarse. Esto se hace presentándolo ante el Juez de Primera Instancia del último domicilio del testador o donde hubiese fallecido, por la persona que tenga en poder el testamento, o cualquiera que tenga interés en el él. El plazo para hacer este trámite es de 5 años. 

El objetivo es que el Juez pueda tener una convicción razonable de que el testamento realmente fue otorgado por el testador, y por ello hay que presentar tres testigos que puedan confirmar que la letra y la firma que constan en el testamento eran del testador, de ahí que quienes comparezcan se elijan de entre los posibles herederos, el cónyuge, los hijos... y ello sin perjuicio de que quienes discrepen de la autententicidad del testamento  puedan comparecer ante el Juez para hacer las alegaciones que crean convenientes. 

Entonces, si el Juez cree, a la vista de lo indicado anteriormente, que el testamento es auténtico, lo manda protocolizar  ante Notario, y a partir de ahí, se seguirán los trámites habituales para la testamentaría, (el nombramiento de herederos y la adjudicación de herencia). Es decir, que hasta aquí tendríamos un testamento plenamente válido, y a partir de entonces: tramitación normal. . Pero si creyera que el testamento no es auténtico, denegará la protocolización, y entonces una de dos: o se recurre, o se asume que el testamento no es válido.

En cualquier caso, una vez que el rechazo del Juez sea definitivo, sólo cabrá seguir los costosos trámites de la sucesión intestada, (muerte sin testamento). 

Por ello, aunque es perfectamente legal y posible hacer tu propio testamento sin necesidad de notario, sin embargo, en términos prácticos,salvo que realmente no puedas recurrir a un notario, o seas un "excéntrico" en el mejor de los sentidos, otorga testamento notarial, pues es más seguro.  

 

David Tierno García

Abogado

 

Compártelo con quienes te importan

Esta información puede ser muy valiosa para tus amigos y seres queridos.¡Compártela!