Sin duda que a todos nos ha pasado que hemos dado parte de un siniestro, y finalmente el contrario no ha dado parte a su compañía de seguros, o no ha asumido la culpa y nos hemos encontrado con que la Compañía aseguradora se desentiende el asunto, y no sabemos qué hacer. Pues este artículo trata de orientarte en cuanto a cómo tienes que actuar legalmente para que puedas hacer valer tus derechos y obtener la indemnización que te pueda corresponder, tanto por los daños materiales que haya podido sufrir tu vehículo, como por los daños personales, (heridas, secuelas…) que hayas podido sufrir tú, o los acompañantes que iban viajando contigo en tu vehículo en el momento del accidente. No olvides que si no te queda claro, siempre puedes escribirme a la dirección electrónica que figura al final del artículo, e intentaré ayudarte. 

       Cuando sufrimos un accidente de circulación, tenemos que presentar una reclamación ante la Compañía de Seguros por escrito, ya sea mediante una carta de reclamación que nos sellen en la oficina de la compañía de seguros, burofax, telegrama, email… lo importante es que quede constancia de la reclamación. Una vez que presentamos la reclamación, el art. 7 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos de Motor, establece que la Compañía de Seguros debe presentar en el plazo de tres meses desde la recepción de la reclamación del perjudicado, una oferta motivada de indemnización si entendiera acreditada su responsabilidad y el daño estuviera cuantificado. Si la Compañía rechazara el siniestro, también tendría que enviar al reclamante una oferta motivada por escrito, es decir, no limitándose a rechazar el pago de la indemnización, sino que tiene que explicar el porqué. 

        Dicha reclamación tiene que presentarse en el plazo de un año desde la fecha del siniestro o accidente. Por supuesto, esta prescripción de un año se interrumpirá por cualquier reclamación que se realice, volviendo a comenzar el cómputo de dicho plazo desde el principio. Esto quiere decir que si yo tengo un accidente el día 02 de febrero, y el día 30 de junio presento la reclamación, a partir del día siguiente empieza a contrar otra vez el año de plazo, y así tantas veces como reclamaciones presente. Es cierto que la ley establece un plazo de siete días para presentar la reclamación, pero si se sobrepasa dicho plazo, ello no será motivo para que no se pueda presentar la reclamación más tarde. 

         Ahora tocaría preguntarse qué hay que incluir en la reclamación, y lo cierto es que la ley no especifica el contenido que ha de tener la reclamación del perjudicado a la compañía de seguros, pero la práctica dicta que ha dicha reclamación ha de ser  lo más concreta posible, contando bien los hechos, con todos los detalles que sean relevantes, y lo que incluiría cuándo pasó, a qué hora, en qué lugar, identificación de los vehículos intervinientes, de sus conductores, la mecánica del accidente, los daños y lesiones sufridos, su cuantificación si se conoce, etc. También es muy recomendable acompañar los documentos que tengamos para probar lo que estamos diciendo, y muy especialmente los de carácter médico. 

         El perjudicado deberá acompañar los documentos e informes que considere oportunos. Ahora bien, hay que tener en cuenta que si no se llega a un acuerdo y hay que acudir a los Juzgados, cuanta más información y documentos hayamos revelado a la Compañía, más conocerá ésta nuestra estrategia de defensa, por lo que hay que encontrar un punto de equilibrio al sopesar cuanta información y documentos revelar. 

         Finalmente, no hay que olvidar que la póliza de seguro del vehículo suele tener una cláusula de defensa jurídica, en virtud de la cual, el asegurado puede escoger el abogado que quiera, sin tener que conformarse con el que le ponga la compañía, para reclamar en caso de que el asunto no se arregle por las buenas, por lo que si después de presentar la reclamación por escrito a la compañía, no se recibe la oferta motivada en el plazo de los tres meses anteriormente indicados, o se recibe pero es negativa, quizá sea buena idea buscar un abogado particular y comunicar su nombramiento a la compañía, para que luego reembolse su minuta, a fin de garantizar que un profesional dirige el asunto desde el principio para que, cuando llegue el momento de poner la demanda, todo esté lo más controlado posible. 

        Espero haber aclarado tus dudas y en caso de que se planteen otras adicionales, no dudes en escribirme a dtierno@yomedefiendo.com, e intentaré ayudarte en todo lo que pueda. 

 

David Tierno García

Abogado

Suscribete a Nuestras Noticias

Suscríbete y te avisaremos cada vez que haya nuevo info importante.

Te has suscrito con éxito.

Compártelo con quienes te importan

Esta información puede ser muy valiosa para tus amigos y seres queridos.¡Compártela!