Parece ser que se ha incrementado el número de RENUNCIAS  la herencia porque quien hereda no tiene dinero para pagar el Impuesto Sobre Sucesiones. Personalmente, esto me parece una "salvajada", y un indicio de que la persona no está bien asesorada. El motivo es porque si hay que pagar Impuesto sobre Sucesiones, es porque se está recibiendo una herencia con un valor importante, ya que en casi todas las Comunidades Autónomas, el pago del Impuesto está reservado a estos casos. 

Por ello, lo que puede ocurrir es que:

  1. No se puede acceder al dinero porque las cuentas bancarias están bloqueadas, y es como la pescadilla que se muerde la cola, porque no me desbloquean la cuenta porque no he pagado el impuesto. Y no puedo pagar el impuesto porque no me desbloquean la cuenta. 
  2. Se hereda en bienes, pero no en dinero. En este caso lo que falta es liquidez. 

   Pues bien, ambos casos tienen solución, pues:

  1. Si el problema es que el dinero está en la cuenta que está bloqueada, la solución es bien sencilla, se pide al banco que emita un cheque a nombre de la tesorería de la Comunidad Autónoma que tiene que recibir el impuesto y se acabó. La ley contempla esta posibilidad, por lo que la entidad bancaria, no puede negarse a ello. En este caso, se le lleva el modelo 650 que hay que pagar, con algún otro documento que soliciten, y una vez comprueben que todo está en orden, emitirán el cheque para que cobre la Administración. Problema resuelto. 
  2. Si el problema es que no hay liquidez, porque se reciben bienes pero no dinero, aquí hay dos opciones:
    • Se pone algo a la venta, o o todo, que sirva para cubrir el impuesto  a pagar, y el mismo día que se va a vender se acepta la herencia, y con el dinero que se recibe se paga el impuesto. 
    • Si por el motivo que sea, no se puede hacer lo anterior porque no resulta posible vender sin haber aceptado antes, (porque por ejemplo, quien compra va a constituir una hipoteca y el banco se niega a hacer la hipoteca si el bien inmueble no está ya registrado a nombre del heredero que vende). En este caso, se hace la herencia sólo por los bienes cuyo valor no supere el máximo establecido por la CCAA para pagar el impuesto, y así se puede registrar sin tener que pagar. Los otros bienes se omiten, como si no existieran. Una vez vendido y cogido el dinero, se hace una "Adición a la Herencia", que es como decir, "uy, olvidé incluir también estos bienes", y se paga el montante del impuesto. En este caso nos costará más caro, porque habrá que pagar el recargo si pasó el plazo para pagar el impuesto, pero aunque ello suceda, es mejor esto que renunciar a la herencia. 

      Finalmente, no puede olvidarse que si necesitamos tiempo para gestionar todo esto, podemos pedir una prórroga de 6 meses más. La condición es que se solicite antes de que hayan pasado 5 meses desde el fallecimiento. 

    David Tierno García

   Abogado

Compártelo con quienes te importan

Esta información puede ser muy valiosa para tus amigos y seres queridos.¡Compártela!