Pueden existir distintas razones por la que podría interesarte  hacer testamento NOTARIAL, es decir, distinto del testamento ológrafo que puedes hacer por tí mismo, sin tener que ir al Notario, pero que tiene ciertos inconvenientes que ya he comentado con anterioridad, (cómo hacer testamento por tí mismo sin ir al notario), pero que al mismo tiempo sea "secreto", es decir, que su contenido no sea conocido por nadie hasta después de tu fallecimiento, y que cuente con la garantía de que pese a su carácter "secreto", no pueda ser ignorado ni pasado por alto cuando tú ya no estés. ¿Es esto posible?.

Sí, y se llama, TESTAMENTO NOTARIAL CERRADO. Se recoge en el art. 680 del Código Civil, (ver art.680 CC), que lo define como el testamento en el que "el testador, sin revelar su última voluntad, declara que ésta se halla contenida en el pliego que presenta a las personas que han de autorizar el acto", y así, no se entera ni el notario de ésa última voluntad, que queda "secreta" hasta después del fallecimiento. Sus formalidades y reglas, se encuentran contenidas en los arts. 706 á 715 del Código Civil, (ver arts. 706-715 CC), y que de manera resumida, son:

  • Se hace por escrito, pero no tiene que estar hecho a mano, como ocurría con el testamento ológrafo, que la falta de observancia de este requisito lo hacía inválido. Por el contrario, las voluntades contenidas en el testamento notarial cerrado puede estar escrito a máquina, a ordenador...sin que ello suponga ningún obstáculo a su validez, porque al intervenir el Señor Notario, éste da fé de que la persona que dispone es el interesado, y que nadie está usurpando su personalidad.
  • Puede estar redactado a mano, por personas distintas del testador, siempre que éste firme de su puño y letra todas las hojas.
  • Si el testador no puede firmar, lo hará otra persona a su ruego, y expresando la causa por la cual no puede firmar. 
  • No puede hacerse por personas ciegas y por quienes no sepan, o no puedan, leer.
  • Una vez fallecido el testador, el notario o la persona que lo tenga en su poder, habrá de entregarlo al Juez competente. 

Este testamento es ideal para combinar la confidencialidad o secreto de su contenido, con la seguridad de que no se podrá perder, pues es sólo el contenido del pliego de las voluntades las que quedan "secretas", pero por todo lo demás, es como si se tratara de cualquier otro testamento notarial, que será custodiado por éste, y que aparecerá en el certificado extendido por el Registro de últimas voluntades cuando haya de solicitarse para la testamentaría, (qué es el certificado de últimas voluntades).

No obstante, sigue comportando la incomodad y el inconveniente de que no es directamente ejecutable, sino que ha de ser presentado ante la autoridad judicial para su apertura y protocolización, lo que hace que al final, resulte más caro y engorroso que el testamento de toda la vida... pero se entiende que cuando concurren causas para querer hacer voluntades "secretas", éste es un mal menor. 

David Tierno García.

Abogado. 

Foto: con licencia CC, de Ken Mayer, (ver más info). 

 

 

Compártelo con quienes te importan

Esta información puede ser muy valiosa para tus amigos y seres queridos.¡Compártela!