¿Qué Pasa si Renuncio a Demandar por Despido en el Finiquito?

Son muchas las veces en que un trabajador ha venido al despacho a verme para explicarme que le han despedido del trabajo, pero que cree que ya no puede reclamar porque se ha dado cuenta que al firmar el finiquito decía que renunciaba al ejercicio de todas las acciones. Para no extenderme mucho en esta entrada, lo diré de una manera sencilla y con pocas palabras: muy probablemente esa renuncia no sirva para nada y todavía se pueda reclamar sin ningún tipo de problema. El estatuto de los trabajadores no regula específicamente la renuncia de acciones, por lo que este asunto hay que reconducirlo a la figura de la transacción regulada en el código civil. Pues bien, aunque la transacción es una figura que puede utilizarse perfectamente en el derecho laboral, sin embargo exige que la persona que lo firma esté recibiendo algo a cambio, habiendo declarado la jurisprudencia que no es suficiente con que reciba la indemnización que le correspondería por ley, y ello porque en realidad lo que está recibiendo ya era suyo, ya se lo daba la ley, no supone ningún extra. Es decir, que para que la renuncia a poder reclamar contra el despido realmente sea operativa y sirva, el trabajador ha tenido que recibir algo más que la indemnización que la ley le reconocía por el despido. Además, dicha renuncia no puede ser genérica, sino que tiene que ser clara y específica, de manera que quede perfectamente claro a qué es exactamente a lo que se está renunciando y qué es lo que se está recibiendo a cambio de dicha renuncia. Aunque hay otras cosas también que deben de tenerse en cuenta, esta es la idea básica, y es justo la que no suele darse en la mayoría de los casos. Por ello, si te han despedido y has firmado la renuncia a reclamar, infórmate bien con tu abogado laboralista porque es muy posible que dicha renuncia no tenga efectos legales. Y en cualquier caso, contacta conmigo y podremos revisar qué es lo que puedes hacer.

David Tierno García.

Abogado