Nueva Sentencia del Tribunal Supremo sobre la Custodia de los Hijos

Nueva Sentencia del Tribunal Supremo sobre la Custodia de los Hijos

Nuevo Criterio Sobre la Custodia de los Hijos

        Como en tantas otras ocasiones, aunque la Ley no dice nada al respecto, los Juzgados y Tribunales habían venido a establecer una suerte de “costumbre”, en virtud de la cual entendendían que, cuando uno de los progenitores abandonaba el hogar familiar, en el contexto de un proceso de ruptura matrimonial, ello suponía casi de manera mágica que dicha forma de actuar una prueba de que el progenitor que había abandonado el hogar, no quería a sus hijos ni tampoco asumir la custodia de los mismos, pues se interpretaba como una dejación, un abandono, no sólo del hogar, sino también de todos los derechos y obligaciones paternofiliares. Con esta actitud simplista y quasi infantil, se ignoraba de un plumazo la realidad, que cuando un matrimonio entra en “barrena” y comienza la caída libre, pueden presentarse muchas situaciones diferentes que hagan que uno de los cónyuges abandone el hogar familiar, (aunque curiosamente, quizá no abandone sus obligaciones, no sólo legales sino también morales, de seguir aportando para el sostenimiento de la casa, aunque todavía no se hayan dictado medidas provisionales que lo obliguen a ello), precisamente por entender que es lo mejor para todos los implicados, y especialmente para los hijos. 

       Pues bien, como esto era una “ley” no publicada en el BOE ni ningún otro boletín oficial, sino una “norma” impuesta por muchos Jugados y Audiencias Provinciales, el Tribunal Supremo ha dictado una Sentencia que viene a imponer el sentido común y la cordura en esta materia, (algunas veces, sucede y hasta el Tribunal Supremo puede manifestar estas cualidades), y ha establecido que cuando un progenitor, en el contexto del proceso de ruptura matrimonial, abandona el hogar, esto no puede ser interpretado como una renuncia de derechos a la custodia, (ya sea en exclusiva o compartida), de los hijos, por lo que habrá de dilucidarse, en beneficio del interés del menor o menores, que es lo mejor.

               Así pues, a partir de ahora las cosas van a cambiar mucho porque, hasta este momento, cuando uno de los progenitores quería aspirar a solicitar la custodia de los hijos, y aunque la situación familiar fuera muy grave y preocupante, su abogado no podía recomendarle que abonara el hogar, (ya se sabe, “quien quita la ocasión, quita el peligro”), dando lugar a muchas situaciones, incluso de violencia, que podrían haberse evitado fácilmente. Pues bien, como digo, a partir de ahora, el progenitor en cuestión podrá abandonar el hogar sin que ello, con base en esta doctrina del Tribunal Supremo, pueda ni deba suponer, que posteriormente no pueda optar a la custodia, en cualquiera de sus modalidades, de sus hijos.

                  Y a tí, ¿qué te parece?. ¿Crees que era más lógico el criterio anterior, o por el contrario ha venido a imponerse la cordura?. Danos tu comentario, y podremos conocer el grado de acierto del Tribunal Supremo con el sentir general.

           David Tierno García

           Abogado.