La OCU me da la razón: No Planificar la herencia es un problema

La OCU me da la razón: No Planificar la herencia es un problema

O al menos éso es lo que yo extraigo de la encuesta elaborada por la OCU, (Organización de Consumidores y Usuarios), que realizó entre mayo y junio de 2.013, entre 1.251 herederos, en la que se revelan datos interesantes como que el tiempo medio transcurrido entre la muerte y la recepción de los bienes de la herencia es de 10 meses, o que una de las situaciones más llamativas es la picaresca de muchos herederos de tocar las cuentas bancarias antes de tiempo, y que generan problemas muy serios. ¿Eres tú de los que has planificado, o de los que prefiere dejarlo para más tarde?. Descubre cuáles son las consecuencias, y las posibles alternativas para evitar los problemas y los gastos extras derivados.  (más…)

Porqué es una mala idea no pensar en tu sucesión

 

Trabajador DespedidoEspaña se ha convertido en un país de “hazlo tu mismo”. Con el poder de Google y los videotutoriales de YouTube, la mayoría de los españoles piensan que todo puede hacerse “en plan casero”. Pero, tal y como ocurre en otros campos, como por ejemplo la medicina, (en el que habréis notado que todo el mundo sabe y conoce el tratamiento y la medicación que nos va a aliviar de nuestros males, porque lo ha leído en Internet), cuando hablamos de cuestiones legales, este principio de “Hazlo tú mismo”, no siempre es posible. Y precisamente en materia de derecho de familia y sucesiones (herencia, tutela, incapacitación…), es donde menos es posible el “Hazlo Tú Mismo”. Yo soy un convencido de que existen muchas cosas que se pueden aprender dada su facilidad, y YoMeDefiendo.com nació con esa idea, la de transmitir conocimientos legales básicos al público para que pudieran ser “ciudadanos legalmente autosuficientes”. Pero esta idea de tener una cultura básica en materia legal, no puede confundirse con la entelequia de poder prescindir del profesional legal: El Abogado, y llevar al desastre a tu familia. (más…)

El momento perfecto para hablar de un tema escabroso

El momento perfecto para hablar de un tema escabroso

Las vacaciones son la época perfecta para que las familias hagan la planificación hereditaria.

Si eres como la mayoría de los españoles, probablemente pasarás algún tiempo este verano con otros miembros de tu familia que podrían ser idóneos para colaborar en la planificación de tu sucesión en caso de que ocurra lo inesperado, pase algo y puedas quedar incapacitado, o incluso morir. Lo cierto es que hay pocos momentos “perfectos” para hablar sobre temas que pueden ser desagradables, como “¿qué pasará si muero?”, sin embargo, el tiempo de las vacaciones en que todos están relajados y dispuestos a conversar, es uno de esos pocos momentos idóneos para hablar sobre este asunto.

No obstante, hay 4 puntos importantes a tener en cuenta para que una conversación de este tipo sea realmente provechosa, y no termine siendo un foco de frustración:

# 1.- Busca un buen comienzo. Una de las mejores formas de comenzar una conversación de este tipo es escoger un buen momento, y una introducción suave. Incluso podrías comentar el caso de algún conocido, familiar, amigo o personaje famoso, al que le ocurriera algo inesperado, quedara incapacitado o muriera de manera súbita, y al no haber previsto esta situación, ésto resultara en problemas, inconvenientes y mayores costos económicos, de tiempo y de preocupación y sufrimiento emocional, para su familia más inmediata y herederos. De esta manera, mostrarás que pides su colaboración, (por ej. comprometiéndose a ser tutor legal de tus hijos si a tí y a tu pareja le ocurriera algo en un accidente, por ejemplo), porque no eres egoísta, y no solo piensas en tí, sino fundamentalmente a los que quedarán después de tí, que por otra parte, son las personas a las que más quieres en este planeta.

También puedes hacerles ver a ellos mismos que, si no han previsto esta situación para su propia familia, haciendo un PSF, (Plan de Sucesión para la Familia), sería bueno que también se lo plantearan.

# 2. Hazlo fácil.- No los presiones. A veces será necesario tratar el asunto en varias ocasiones, ya que si es un tema que incluso “molesta” a tus parientes hablar de él, es muy probable que necesiten asimilar este tema poco a poco. También puedes hacerles entender que sólo buscas el bienestar de tu familia, al explicarles que como todo en la vida, cuando la sucesión se planifica con anterioridad, se pueden conseguir resultados mucho mejores, ya que se pueden plantear varias opciones y elegir la más conveniente. Esperar a que ya se haya producido la situación de incapacidad, (por ej., por demencia senil, alzhaimer, coma debido a un accidente…), ya no habrá tantas opciones, sino que habrá que conformarse con la única posible. Además, por el hecho de prever o hablar de esta tema, éso no hará que ocurra. Hay que dejar a un lado sentimientos de superstición, pues son un obstáculo irracional para una buena gestión de las situaciones críticas.

# 3.- Respeta sus sentimientos.- Hay muchas personas, especialmente los abuelos, que se sienten incómodos al hablar con sus hijos sobre su posible muerte o situación de incapacidad, (“no hables de éso”, o “¿cómo te vas a morir?”, son algunas de las expresiones que más utilizan). Si este es el caso, haz un esfuerzo por explicarles con bondad que NECESITAS que estén al tanto de tus asuntos por si algo pasa, como por ejemplo, en qué bancos tienes cuentas abiertas, qué seguros de vida puedes tener suscritos, donde está la documentación de tus posesiones… A fin de cuentas, sólo quieres facilitarles las cosas si algo te ocurre.

4.- Aún más fácil.- Invítalos a asistir contigo a una sesión con tu APF, (Abogado Preventivo de Familia), ya que abordar este asunto resulta mucho más fácil con la intervención de aquél. Si crees que te ayudará, puedo organizar una sesión de planificación familiar hereditaria para vosotros. Llámame o mándame un email, y buscaré un hueco conveniente para los todos en la agenda, y nos sentaremos para ponernos manos a la obra, y diseñaremos un Plan de Sucesión para tu Familia a la medida de tus necesidades y de tus seres más queridos.

4 Consejos para que TU Familia juegue en equipo para administrar bien el dinero

4 Consejos para que TU Familia juegue en equipo para administrar bien el dinero

Cómo Administrar bien el dinero de TU Familia.

El dinero es uno de los temas que puede provocar más y más fuertes discusiones, incluso dentro de la familia. Por ello, es bueno adoptar medidas PREVENTIVAS para que los problemas que éste pueda plantear se reduzca a la mínima expresión. Aunque no existe una fórmula mágica para ello, sin embargo, sí existen cosas sencillas que podemos hacer para ayudar a conseguir este objetivo.

Ahí van 4:

# 1.- Hablar del dinero con tranquilidad:

Hablar de dinero y de cómo se está usando, – o malgastando -, puede ser un foco de conflictos y tensiones, especialmente dentro de la familia. Además, muchas personas se sienten incómodas pidiendo consejo sobre cómo administrar mejor el dinero o sus finanzas, pues se sienten como si no fueran capaces de manejar este campo de su vida, e incluso puede que les haga sentirse inferiores o poco inteligentes. No obstante, nada de ésto es cierto, y sería muy bueno que se aprendiera a hablar del asunto, pero con tranquilidad, sin exaltarse. Además, no hace falta esperar a que surja un problema para hablar con él. A fin de cuentas, “prevenir es mejor que curar”. Incluso puedes tomar la costumbre de tener conversaciones breves con los demás miembros de tu familia sobre los temas de economía familiar, pero de manera periódica, regular. Lo que sí que es importante es escoger el momento apropiado, cuando el ambiente sea propicio.

# 2.- Tomar decisiones conjuntas:

No es bueno tomar decisiones financieras y económicas y luego imponerlas al resto de la familia. No es sorprendente que su nivel de colaboración caiga por los suelos. No se trata de dar explicaciones pormenorizadas de todo aspecto económico, pero sí de practicar la colaboración entre todos. Especialmente importante es esto si se van a realizar compras importantes o que, aunque no sean de cuantía alta, puedan afectar de alguna manera al resto de los miembros de la familia o comprometerlos a largo plazo.

3.- Poner los planes por escrito:

Hacer un presupuesto para la economía familiar no tiene porqué ser una tarea difícil. Bastará con hacer una lista del dinero mensual del que disponen, y en otra columna, apuntar en qué cosas se gastarán y cuánto será el limite para cada una de esas partidas. No olvides una partida para gastos imprevistos y emergencias. Si se usan tarjetas de crédito, apunta cada vez que la uses y cuánto dinero se gastó, ya que ello ayudará a tener controlado el gasto de dinero que no es físico. Los gastos fijos tienen poco margen de maniobra, pero puede que descubras que hay una cantidad muy importante de dinero que se destina a gastos variables que se pueden sustituir o suprimir.

4.- Participación colectiva en la administración del dinero:

No te conviertas en el director financiero de la familia, único e inapelable. Aunque quizás lleves la delantera en administrar las finanzas, intenta involucrar a todos los demás. Cuanto más conscientes sean de cómo están las cosas, más posibilidades hay de que colaboren contigo. Ello no quita que no haya determinadas áreas que puedan repartirse en función de las habilidades y tiempo disponible de cada uno. El trabajo en equipo puede ser muy provechoso.

Nota: Esta información está basada, (aunque no es una transcripción ni una copia), del artículo publicado en la revista “La Atalaya” de 01 de agosto de 2009, cuyo contenido íntegro puede consultarse pulsando aquí).

[EJERCICIOS.- 10 minutos]

Tómate 10 minutos para hacer los siguientes cuatro ejercicios, y así podrás saber cuánto puede afectarte esta información a tí, y a tu familia. Piensa en el mes pasado, y:

1.- Piensa en dos situaciones en las que haya habido una discusión en casa por causas de compras o dinero. A continuación piensa y escribe en una hoja de papel, ¿cómo podría haber planteado el asunto de forma que no hubiéramos terminado discutiendo, sino más bien, llegando a un acuerdo de cara al futuro para evitar el problema?.

2.- Piensa en la última vez que te pusiste de acuerdo para realizar un gasto, en lugar de decidirlo tú sólo por tu cuenta. A continuación, apunta en una hoja de papel, 3 posibles consecuencias negativas que crees que podrían haberse dado si hubieras actuado independientemente.

3.- Escribe en una hoja de papel, en qué campos o áreas crees que podríais mejorar tú y tu familia, para administrar el dinero de la casa como un equipo.

4.- Tómate cinco minutos para compartir la información que has apuntado en tu hoja de papel con los demás miembros de tu familia, y pregúntales qué piensan.